martes, 18 de agosto de 2009

El Gesto Suspendido, exposición de Caligrafía Contemporánea

Las fronteras de la caligrafía contemporánea desde la óptica tradicional plantean nuevos desafíos que tienen fuertes anclajes en el arte del signo y el trazo háptico desarrollado por los artistas abstractos europeos Tobey, Kline, Mathieu y latinoamericanos en la década de los sesenta, estoy recordando a Kasuya Sakay (Bs, As,) y Paco Hung, (Maracaibo) ambos de origen oriental.
Mónica Dengo aborda con una gran sutileza y coraje la vía contemporánea de la caligrafía en occidente abre una ventana de nuevas posibilidades del calígrafo-autor, el gesto se torna en la religión del trazo caligráfico, inunda el cuerpo desnudo vistiéndolo de significados “El Cuerpo como Libro” huellas de emoción latente son aquí visibles ante nuestros ojos.
Esta exposición nos debiera inspirar la inagotable vía de la caligrafía contemporánea liberada de la servidumbre del texto, ella misma es texto y contexto.

A continuación el texto de Mónica Dengo con motivo de este fascinante encuentro de culturas del signo y la letra en el Museo Château de Vogüe, Francia.


El Gesto Suspendido, Caligrafía Contemporánea.
El arte de escribir a mano, que llamamos caligrafía, se encuentra aquí con el gesto suspendido que abre un nuevo diálogo entre culturas. Nueve artistas de China, Irak, Marruecos, Francia, Suiza e Italia se reunieron en el Castillo de Vogüé, en el sur de Francia.

Christine Macé, la curadora de la exposición, es una historiadora de arte que ha fundado y ha dirigido Terres d'Ecritures, una galería de arte en Grignan, al sur de Francia, dedicada a la caligrafía y literatura. La galería ha estado trabajando durante diez años y esta exposición en Vogüé representa el fruto de una década de investigación y búsquedas de artistas en el campo de la caligrafía. Los artistas vienen de muchas partes del mundo, casi todos viven en Francia, a excepción de Denise Lach que viene de Suiza y yo misma de Italia. Esto significa que muchos de los artistas han vivido en más de una cultura, y en el grupo me añado, habiendo vivido durante diez años en San Francisco, California. Esta amplia variedad de experiencias culturales era palpable, energizante. Los emigrantes encarnan, más que nadie la experiencia multicultural que el mundo tanto necesita hoy día.

El amor de Christine por la literatura ha desempeñado un papel importante en su opción como artista y su investigación para la cohesión entre la caligrafía y literatura.
Un autor, calígrafo y poeta que sus libros siempre la acompañan, es: François Cheng.

Caminando por los salones del castillo espacioso y luminoso, me sentí sumergida en una conversación de señales que vienen de Este, Oriente Medio, Oeste, Norte y Sur. Artistas que han investigado en el territorio preciso de la escritura artística cuya historia varía enormemente en cada cultura.

Los artistas occidentales redescubren el arte dentro de una acción que aun no ha sido considerada, durante miles de años escribiendo y liberándose de su servidumbre al texto y lealtad total a la legibilidad, abriéndose con curiosidad hacia la comunicación pura del gesto, tan familiar a otras culturas. El alfabeto latino encapsulado en la tipografía, ha tenido un desarrollo gráfico excepcional, que no tiene ningún contrapeso en el desarrollo de la escritura a mano. Pienso que podría ser realmente interesante hacer un estudio en profundidad de la travesía de Occidente hacia la caligrafía contemporánea. Pienso en Dotremont, Alekinsky, Gastone Novelli, el Expresionismo Abstracto de Mark Tobey, Jacson Pollock, Franz Kline, Joan Mitchell, las escasas ilustraciones caligráficas significativas de Roland Barthes, las exposiciones de caligrafía históricas chinas, japonesas y del Medio Oriente en los principales museos de arte Occidentales, el trabajo de Shirin Neshat, Archivo di Nuova Scrittura de Paolo Della Grazia en el MART en Rovereto, Italia o el Archivo de Sackner de Poesía Concreta y Visual. Todos estos pasos fundamentales hacia el desarrollo de un movimiento caligráfico Occidental contemporáneo y hay muchos mas. Hoy el acceso al Internet abre nuevos mundos: muchos artistas desconocidos que han permanecido en los márgenes de la escena artística, ahora gracias a la Web nos ofrecen nuevas travesías interesantes. Esta exposición es un nuevo viaje.

El trabajo de Kitty Sabatier parece una búsqueda hacia la esencia absoluta. Señales en el espacio infinito, yo me siento perdida, hipnotizada en ellos. Denyse Lach, que dice "texto es pretexto" incorpora la caligrafía en la gráfica e investiga los eslabones entre señales y naturaleza, como si la naturaleza en sí misma fuera una textura escrita. Los trabajos de Laurent Rébéna son una investigación de 360 grados en el potencial comunicativo de señales. Christine Dabadie-Fabreguettes es una mujer que parece sin territorio, sus ilustraciones son un mensaje poderoso, la caligrafía de un nómada que rodea todas las culturas.

Hassan Massoudy y Abdallah Akar son el Oriente Medio en la exposición. Ellos representan las culturas caligráficas que han tenido las evoluciones cursivas más significativas. El primero utiliza colores fuertes y mantiene una transparencia de movimientos, francamente y totalmente presentes en la superficie; el segundo usa capas y gestos estratificados que se descubren en el tiempo, creando una atmósfera mística que me recuerda el baile y la música. Creo que ambos artistas tienen textos legibles, pero desconozco su significado.

En China, la caligrafía es un arte principal cuyo carácter abstracto y letrado ha tenido la atracción especial de intelectuales y eruditos a lo largo de los siglos, pero es también uno de los más populares. Xin escribe texturas que tienen una presencia sensual física, en perfecta armonía con sus dibujos que nacen del mismo pincel. Estoy fascinada por su escritura, tan abstractamente atractiva y aún legible, quizás hasta más después de que él nos cuenta el sentido del texto, pero ya me había enamorado de sus trabajos.

Finalmente Anne Gros-Balthazard, una calígrafa joven prometedora,

Dos ventanas ofrecen a visitantes algunos ejemplos de viejos libros etíopes: un libro de rocas y pequeños folletos en cuero. Hay también plumas, holders y otros instrumentos de escritura. Todos son parte de la colección Dany Jung de objetos de artes del libro.

Esta exposición también me ha dado la oportunidad de hablar de mi trabajo con los otros artistas. He expuesto algunos originales y también el libro fotográfico BAB, Book as Body, El Cuerpo como Libro. Capturó la atención de muchos. Muestra la escritura en el cuerpo que pertenece al cuerpo mismo. Una acción valiente que convocan a la mente de los espectadores.

Trabajos de otros artistas:
Muchas personas pensaron en Shrin Neshat, en cuyo trabajo aunque la caligrafía persa es la identidad y la textura al mismo tiempo muy sensual y su texto legible. En el Oeste, por otra parte, el sentimiento dado por un cuerpo lleno de caligrafías podría ser el de un cuerpo vacío, como la palabra "caligráfica" hasta hace poco era sinónimo de un trabajo con el cual la forma parece excesiva, atravesando el contenido. Aún escribiendo a mano y mi expresión artística caligráfica, son siempre el gesto esencial de mí auto expresión.

Quiero agradecer a Christine Macé, la Asociación Vivante Ardèche y a todos los artistas que hicieron posible esta única exposición. Vuelvo a casa con muchas preguntas, nuevas ideas y sobre todo con el deseo de regresar otra vez en el futuro y junto a este grupo de artistas.

"El Gesto Suspendido. Caligrafía Contemporánea" - estará exhibida en Château de Vogüe (Francia) hasta el final del septiembre de 2009.
www.chateaudevogue.net

Gracias,
Mónica Dengo